Los pisos anticorrosivos son resistentes a sustancias abrasivas o corrosivas, los cuales pueden dañar el piso, e incluso llegar a contaminar el subsuelo.


Existen diferentes tipos, según las necesidades de cada proyecto:

1. Sistemas epóxicos lisos

2. Sistemas epóxicos semi-lisos

3. Sistemas epóxicos con acabado cáscara de naranja

4. Sistemas de uretano cementicio

6. Sistemas de poliuretano lisos

7. Sistemas de poliuretano semi-lisos

8. Sistemas NOVOLAC.


Los pisos anticorrosivos se pueden aplicar en áreas como:

  • Laboratorios
  • Almacenes de materia prima
  • Líneas de ensamble
  • Áreas de procesos
  • Áreas de pintura
  • Áreas de tratamiento de agua
  • Cuartos limpios
  • Áreas de tratamiento químico
  • Áreas de control de calidad
  • Áreas de lavado